Tamaño letra:

Al término del primer día de las centenarias Jornaditas, y ante un templo parroquial santiaguista lleno para la ocasión, el Coro de Campanilleros ‘Nuestra Señora de la Soledad’ ofreció este lunes un completo concierto de sus tradicionales coplas, que hunden sus raíces al menos en el siglo XVIII.

En esta ocasión, las coplas interpretadas fueron ‘El Rebaño’, ‘La Anunciación’, ‘Es María la nave de gracia’, ‘La Virgen va caminando’, ‘Madre en la puerta hay un niño’ y ‘La Virgen lleva un clavel’, para terminar el concierto con ‘Los Quejíos’.

Durante el acto, el coro entregó, a modo de distinción y reconocimiento a sus trayectorias, los “cántaros de honor” a los hermanos Carmen Rodríguez Martín, Ceferino Polvillo Santana y Luis Negrón Benítez, que recibieron emocionados el aplauso de todos los asistentes.

FOTOS: Sheila Criado.