Tamaño letra:

El Viernes Santo constituye, sin lugar a dudas, el epicentro que rige la vertiente sentimental de Castilleja de la Cuesta. Llegada la cita, los placeños experimentamos una vivencia tan profunda que nos marca irremediablemente para los 365 días del año.

Y es así porque cada Estación de Penitencia es diferente a la anterior; y también porque la situación personal de los hermanos varía de un año para otro. Lo único que permanece inalterable siempre es el amor y respeto que profesamos a nuestros venerados titulares.

Un día antes, el Jueves Santo, los pasos ya estaban exornados desde que el templo parroquial se abriera a las 10:00 horas. Numerosos hermanos, vecinos y curiosos visitaron nuestra sede canónica a lo largo de toda la jornada. El paso del Santísimo Cristo de los Remedios lucía rosas rojas salpicado de frecsias y el palio de Nuestra Señora de la Soledad, como novedad, lucía rosas de color rosa. A las 16:30 horas, en la Capilla del Colegio B.V.M. Irlandesas se celebró la “Misa in Coena Domini”. Una vez inaugurado el Monumento al Santísimo Sacramento del Altar en la mencionada capilla, una comitiva formada por las dos juntas de gobierno de las hermandades sacramentales de la Parroquial de Santiago y Purísima Concepción y representantes de la Corporación Municipal, visitó los Monumentos al Santísimo Sacramento y los pasos procesionales de ambos templos. El Monumento instalado por nuestra Hermandad Sacramental estaba situado en la Capilla del Sagrario, delante de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Estaba compuesto por la parte superior de la Custodia de Asiento sobre peana y un tabernáculo para guardar las sagradas formas; todo ello adornado por cera roja y jarras con claveles rojos. Las puertas de la iglesia se cerraron pasadas las 22:30 horas.

Tras una gran víspera, amaneció un nuevo Viernes Santo en Castilleja de la Cuesta y con este amanecer llegó el día más grande para todos los hermanos. A las 10 de la mañana se volvió a abrir la iglesia y, como es costumbre, a las 11 nuestra Banda de Cornetas y Tambores ‘Nuestro Padre Jesús de los Remedios’ comenzó su pasacalles anunciador por las calles de la localidad, finalizando pasada la 1 de la tarde.

A las 6 de la tarde comenzó la tradicional Vuelta de Nazarenos presidida por el Simpecado de Nuestra Señora de la Soledad, que siguió el acostumbrado recorrido por Plaza de Santiago, Convento, Real, Manuel García Junco, Enmedio, Lepanto y Plaza de Santiago.

Una vez concluida la Vuelta, comenzó a formarse el cortejo penitencial dentro del templo santiaguista. Una vez organizada la cofradía, el director espiritual y el hermano mayor rezaron la Oración preparatoria a la Estación de Penitencia. Finalizada ésta, se abrieron las puertas y la Cruz de Guía comenzó a salir pasados unos minutos de las 8 de la tarde.

Este año la cofradía estrenaba un nuevo y acertado recorrido, que discurrió con toda normalidad, aunque el calor hizo mella en algunos integrantes de la Estación de Penitencia; no en vano, algunos nazarenos y costaleros tuvieron que abandonar el cortejo penitencial con una palpable merma física. Una única experiencia ha bastado para dejar de manifiesto la idoneidad del nuevo recorrido aprobado en el pasado Cabildo General de Cultos y Salidas. La cofradía ha visto incrementada notablemente su lucidez, al tiempo que ha experimentado un seguimiento externo mucho más constante.

El mencionado recorrido fue el siguiente: Plaza de Santiago, Lepanto, Enmedio, Manuel García Junco, Real, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, Enmedio, 28 de febrero, Príncipe de Asturias, Alegría, Convento y Plaza de Santiago.

La cofradía vivió sus puntos álgidos en la confluencia de Manuel García Junco y Real, en la presentación a la Hermandad Sacramental de la Inmaculada Concepción, en la entrada en Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, en la estrechez de Príncipe de Asturias, en la entrada en la Plaza de Santiago y en la recogida.

El paso del Santísimo Cristo de los Remedios entró en torno a la una menos cuarto de la madrugada del Sábado Santo y Nuestra Señora de la Soledad a la una y veinte, dando así por terminado el Viernes Santo de 2015.