Tamaño letra:

Un año más, la Solemne Novena de Jornaditas anunció la llegada de la Navidad a Castilleja de la Cuesta. Desde el 16 al 24 de diciembre se celebraron los tradicionales cultos de las Jornaditas.

Como por todos es conocido, la Santísima Virgen de la Soledad y el Santo Patriarca San José, representaban cada día una escena diferente, de acuerdo con el libro de Jornaditas de 1856 editado en Ronda. Nuestra Señora de la Soledad, ataviada cada día de una forma distinta, alegorizaba las escenas del camino de Nazaret a Belén.

Muy destacable resultó la Ofrenda floral realizada el quinto día de Novena, donde Nuestra Señora se mostraba con su iconografía de Divina Pastora. Así, fueron muchos los niños que ofrecieron un obsequio floral a la Santísima Virgen. Los niños son, sin duda alguna, uno de los principales protagonistas de las Jornaditas, ya que su presencia es destacada todos los días.

La Novena comenzaba cada día a las 19:45 horas con el rezo del Santo Rosario, para continuar con la Eucaristía, presidida por D. Florentino Córcoles Calero, director espiritual y párroco de la feligresía; y para finalizar, el ejercicio de las Jornaditas, excepto el último día que el Santo Rosario comenzó a las 23:15 y a las 23:30 se realizó el Ejercicio de la Novena.

A las 23:50 horas del día 24 de diciembre, víspera de la Navidad, comenzó la Solemne Función en Conmemoración de la Solemnidad de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. Como es tradicional, una vez cantado el Kyrie Eleison, se hizo el silencio en la Parroquial de Santiago, hasta que a las 00:00 horas del día 25 de diciembre, Solemnidad de la Natividad, sonó el Himno Nacional y el Gloria in Excelsis Deo y quedando a la contemplación de los fieles, entre el repique de campanas y el estallido de cohetes, el Misterio del Nacimiento del Divino Niño con la Santísima Virgen y el Señor San José. Una vez finalizada la Solemne Función, se realizó la Adoración al Niño Jesús.

El Divino Infante se contemplaba este año en el regazo de la Santísima Virgen. Nuestra Señora de la Soledad se presentaba en actitud sedente y con corona -ya que en ella se ha encarnado Dios Rey del Universo-, y con los colores tradicionales de la iconografía de su pureza. En el apartado musical, hemos de destacar la creación de una Misa propia realizada por el director del Coro, nuestro hermano Víctor López López, la recuperación de coplas antiguas y el gran nivel ofrecido por el coro, destacando la interpretación de algunos solos de las coplas y pastorelas.