Tamaño letra:

Con gran júbilo, aunque con el apropiado recogimiento y sentimiento de piedad, los placeños abrimos un año más las puertas de la Cuaresma en Castilleja de la Cuesta con los cultos que nuestra Hermandad profesa a su muy venerada y milagrosa titular, Nuestra Señora de la Soledad.

El pasado 23 de febrero tuvo lugar el jueves eucarístico de último de mes y, tras la misa de hermandad, se procedió al tradicional traslado claustral de la dolorosa alixeña por las naves del templo parroquial, un íntimo acto cultual cargado de sentimientos en el cual la Virgen, perfectamente vestida de hebrea, fue acompañada con el rezo y la meditación de la corona dolorosa. Ya el lunes, 27 de febrero, dio comienzo el Solemne Septenario Doloroso, que se prolongó hasta el domingo, 5 de marzo.

Día tras día, las reflexiones del Rvdo. Padre Jose Rafael Sánchez García, Vicario Parroquial de Nuestra Señora de la Esperanza de Vitoria-Gasteiz, nos hicieron ir ascendiendo en el monte fervoroso en que se convirtió el imponente altar efímero; pasando del frescor de las flores a la frialdad de la plata y, seguidamente, al calor de las velas, teniendo como fin de destino el añorado abrazo de nuestra Madre.

La Virgen desprendía un halo de gracia desbordante, vestida con manto verde y saya granate, ambas piezas bordadas de destacable valor. Cerca de un centenar de puntos de luz alumbraron a tan alta Reina. En el exorno floral se pudo apreciar la disposición de pequeñas calas -o flores de jarro-, una flor que ya quedará en el ideario de nuestra corporación por haber sido la que adornó las plantas de nuestra Madre de la Soledad en su Coronación Canónica, en 2016, y anteriormente, en 1944, cuando se estrenó su corona.

Las intenciones del Septenario estuvieron aplicadas por diferentes organismos y colectivos de nuestra parroquia y de la propia hermandad. En primer lugar, el martes 28 de febrero tuvo lugar la presentación del cartel del pregón de nuestra Hermandad, y la entrega de las pastas al pregonero. El miércoles, 1 de marzo, la Obra Social hizo entrega del premio a la Fundación Diagrama en su sexta edición. El viernes, 3 de marzo, en primer lugar se desarrolló el acto penitencial ante Jesús Sacramentado, tras el que dio comienzo la Eucaristía aplicada por el Apostolado de la Oración, por ser primer viernes de mes, y, por último, recibimos a Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, que discurrió por la Plaza de Santiago en su segundo Via-Crucis consecutivo.

Ya el sábado, 4 de marzo, nuestro hermano D. Álvaro Valero Rodríguez nos brindó su modo de sentir y vivir su sentimiento como placeño, por la proclamación del Pregón del Grupo Joven. Para terminar esta primera parte de nuestra particular Cuaresma, el domingo tuvo lugar el Juramento de las Reglas por parte de los hermanos mayores de 14 años, -incluido el citado Orador Sagrado, devoto de Nuestra Señora-, así como el recibimiento de todos los nuevos hermanos, culminando los cultos con la Solemnísima Procesión Claustral de Su Divina Majestad; haciendo estación en diferentes altares de nuestra sede canónica, bendición y reserva.

Como novedad, el último día de Septenario tuvo lugar a medio día, obteniendo este cambio una gran acogida, a pesar de que el tiempo no acompañó.

Desde estas líneas, agradecemos a todos los hermanos la asistencia a los cultos y, en especial, al Coro Litúrgico ‘Nuestra Señora de la Soledad’, así como a su director, por ponerse al servicio de la Virgen una vez más.

 

FOTOS: Ángela Ramírez y Manuel Pablo Rodríguez.

TEXTO: Gregorio Quesada Rubiano.