Tamaño letra:

A las 00:00 h. y con el repique de campanas de la torre parroquial, daba comienzo la fiesta de la Pascua de Resurrección en Castilleja, declarada de Interés Turístico de Andalucía desde 1999, por lo que congrega a mucho público tanto local como foráneo, este año más si cabe.

El día amaneció igualmente radiante y caluroso como el Viernes Santo, por lo que se presagiaba una larga e intensa jornada, tal y como fue.

A partir de las 06:00 h. se llevó a cabo el bando-pasacalles musical a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores “Santísimo Cristo de los Remedios” y casi sin solución de continuidad, a las 08:00 h. tuvo lugar la Solemne Función de la Resurrección presidida por el párroco y director espiritual D. José María Losada Lahera, corriendo a cargo del coro flamenco el acompañamiento musical de la Santa Misa.

Una vez finalizada la Eucaristía dio comienzo la tradicional Procesión Eucarística con Su Divina Majestad bajo palio por la plaza de Santiago, acompañando musicalmente la Banda Municipal de Música “Fernando Guerrero”, de Los Palacios y Villafranca.

La jornada continuó con la populosa Vuelta del Simpecado de la Virgen de la Soledad en su carreta de plata acompañado de una gran multitud, numerosos carros de tracción animal y de la Banda Municipal de Música “Fernando Guerrero” (Los Palacios y Villafranca). Partió del templo parroquial a las 10:00 h. para regresar al mismo a las 13:00 h. en punto.

El gentío fue enorme en toda la Vuelta, destacando a las 12:00 h. la salida de la calle Real hacia Manuel García Junco con el canto de la plegaria 'Soledad Divina' y la interpretación del Himno a Nuestra Señora de la Soledad. Además, se rezó el 'Regina Coeli' y la banda interpretó después 'Soledad, Rosa de Castilleja', todo ello entre una gran cantidad de vivas y el lanzamiento de papelillos coloraos desde la azotea del edificio.

El cortejo discurrió lentamente por la calle Enmedio, repicando la campana de la Casa Hermandad y recibiendo al Simpecado en la Casa de Cultura la Alcaldesa Presidenta de Castilleja, Dña. Carmen Herrera Coronil, llegando posteriormente a la Plaza, donde muchos niños fueron acercados a tocar el Simpecado. Entre vítores, aplausos, marchas y repique de campanas, el Simpecado fue llevado hasta el centro de la Plaza, efectuando su entrada en la iglesia a la hora fijada, llevándose a cabo un impás de algunas horas para volver al mismo punto a las 20:00 h. donde la protagonista volvía a ser la Virgen de la Soledad, de gloria.

La tarde congregó a numerosos fieles en torno a la Virgen de la Soledad en su paso de gloria, el cual era uno de los estrenos más importantes de los últimos años en la Hermandad, a falta de su culminación definitiva en próximos años.

La Virgen lucía muy hermosa, escoltada por los cuatro arcángeles, vestida con las galas propias de esta jornada (ráfagas, cetro, ramillete de azahar, media luna, corona de plata, saya blanca y manto rojo). Además de numerosas joyas, la cintura de la Virgen se ceñía con el fajín militar rojo y estrenaba pecherín bordado en oro. Las flores que exornaban el paso fueron las siguientes: rosa mundial holandesa de color blanco, flor de cera rosa, estatis malva y hojas de camelia.

Pasados algunos minutos de las 20:00 h. salió el cortejo de la iglesia de Santiago Apóstol compuesto por cruz de madera dorada y espejos y dos faroles con forma de estrella, estandarte y varas, presidencia y cuerpo de acólitos, discurriendo por el siguiente recorrido: Plaza de Santiago; Convento; Real (hasta esquina con Virgen de Loreto); Convento; Alegría; Príncipe de Asturias; 28 de Febrero; Enmedio; Lepanto y Plaza de Santiago.

En dos puntos del recorrido (calles Real y Enmedio) se le ofrecieron dos petaladas a la Virgen y en la calle Príncipe de Asturias se unió a la presidencia, portando una vara, el General de División y Director de Enseñanza del Ejército del Aire D. Enrique Jesús Biosca Vázquez. Fue muy destacado el momento del paso de la Virgen por la Casa Hermandad en la calle Enmedio con la interpretación de las marchas “A ti Manué” y “Lloran los clarines” con la subida de algunos músicos al balcón de la misma.

La procesión finalizó con el acceso de la Virgen de la Soledad a la plaza de Santiago con la marcha “Pasan los Campanilleros” a través del arco de la calle Lepanto y la entrada en la iglesia a las 00:10 h., ya del Lunes de Pascua, cerrando de manera brillante y con broche de oro esta espléndida Semana Santa en la Hermandad de la Plaza y en nuestra localidad.

TEXTO: Manuel Pablo Rodríguez.

FOTOS: José Manuel Fernández-Andes, Rafael Tovar Villadiego, Francisco Javier Contreras Romero y José Rodríguez Polvillo.