Tamaño letra:

La llegada del mes diciembre a Castilleja supone la celebración, en la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol, de los cultos más célebres que durante este mes se llevan a cabo en la localidad, a los cuales acuden personas de otros municipios atraídas por su fama, tradición y belleza. La Solemne Novena de Jornaditas, que se celebra los últimos días del tiempo de Adviento antes de la fiesta de la Pascua de Navidad, es la antesala perfecta para la segunda fiesta más importante para el cristiano, el nacimiento de Jesús.

Como marca el tradicional calendario, estas nueve jornadas entre Nazaret y Belén, donde los protagonistas son la Virgen María, Nuestra Señora de la Soledad, y el patriarca san José, transcurren entre los días 16 y 24 de diciembre en el maravilloso altar efímero, repleto de vegetación y detalle, instalado en el presbiterio de la iglesia parroquial santiaguista. La Virgen, con una vestimenta diaria diferente, y san José, realizando el duro camino entre las localidades citadas, presiden el bucólico altar lleno animalillos, flores y personajes secundarios que nos hacen rememorar los malos momentos vividos por ambos en su discurrir por campos fríos llenos de escarcha, cuando les son negadas las posadas o el cansancio de la Virgen embarazada subida en la mula… A todo ello ayuda de inestimable forma el canto y la música del Coro Litúrgico que va desgranando con sus antiguas y preciosas coplas estos avatares que van sufriendo los Santos Esposos en las nueve jornadas.

Los sacerdotes encargados en este año de ocupar la Sagrada Cátedra fueron dos, entre los días 16 y 19, el Muy Iltre. Sr. D. Manuel Sánchez Sánchez, Canónigo de la S. I. Catedral de Sevilla y miembro del equipo sacerdotal de las parroquias de la Blanca Paloma y Ntra. Sra. de la Candelaria, de Sevilla y los días 20 al 23 hizo lo propio el Rvdo. P. D. José Antonio de la Maza Caballos, Párroco de la Purísima Concepción, de Las Navas de la Concepción (Sevilla). Ambos, con su particular y diferente estilo, dejaron unas sensaciones muy buenas entre los fieles por sus excelentes predicaciones.

La Solemne Novena tuvo este año como novedad la no celebración diaria de la Eucaristía, únicamente celebrada el domingo 19 al ser día de precepto, quedando la misma de la siguiente forma: Los días del 16 al 18 y del 20 al 23, el culto dio comienzo a las 19:45 horas, con arreglo al siguiente orden: Rezo del Santo Rosario, Letanías de Nuestra Señora, Exposición del Santísimo Sacramento, Lectura del Evangelio, Sermón, Ejercicio propio de la Novena, Bendición y Reserva, siendo un horario diferente para el domingo 19, IV de Adviento e intermedio de la Solemne Novena, dando comienzo a las 9:30 horas, para cumplimiento del precepto, teniendo lugar tras el Rezo del Santo Rosario y Letanías la Santa Misa, la cual fue emitida en directo por Canal Sur TV desde las 10:00 h., de ahí el cambio de horario a la franja matutina.

A la finalización del primer día de novena se llevó a cabo el ya tradicional concierto del Coro de Campanilleros “Nuestra Señora de la Soledad”, muy aplaudido como de costumbre por los asistentes.

La segunda jornada estuvo dedicada a la juventud, encargándose el Grupo Joven de la Hermandad de ser anfitrión y de recibir a numerosos grupos jóvenes que asistieron al culto, encargándose ellos además de realizar las diferentes lecturas de la novena.

Igualmente, coincidiendo con el tercer día y durante la mañana del sábado 18 de diciembre, se realizó la Operación Carretilla por las calles de la localidad, organizada por la Parroquia de Santiago y Purísima Concepción. Durante el resto de días del culto se siguieron recogiendo alimentos en el templo parroquial.

Ya el día 20, quinta jornada, con la Virgen vestida según la iconografía de la Divina Pastora de las Almas, a las 19:00 horas se llevó a cabo el tradicional acto de ofrenda floral y de alimentos por parte de los niños de la localidad (vestidos en su mayoría de pastorcitos/as) a las sagradas imágenes de Nuestra Señora de la Soledad y san José.

Durante las diferentes jornadas asistieron representaciones que admiraron la belleza de estos tradicionales cultos. Así, pudimos ver al Grupo de Fieles del Santísimo Cristo de la Salud de la vecina parroquia del Divino Salvador de Nueva Sevilla, a su párroco D. Israel García Salgado, a la señora Alcaldesa-Presidenta del Excelentísimo Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta y miembros de la corporación municipal, al General de División, D. Enrique Jesús Biosca Vázquez, Director de enseñanza del Ejército del Aire, antiguos hermanos mayores de nuestra corporación y representaciones de la Hermandad de la Divina Pastora de Cantillana y de su homónima de Santa Marina de Sevilla.

La Solemne Novena de Jornaditas culminó como es antigua costumbre con la Solemnísima Función por la Natividad del Señor, la Misa del Gallo, que dio comienzo a las 00:00 horas del 25 de diciembre con la entonación del Gloria y el descubrimiento del portal, junto al repique de campanas y el estruendo de los cohetes en el exterior del templo santiaguista. Antes, desde las 23:15 horas, se llevó a cabo el rezo del Santo Rosario y Ejercicio del último día de la Novena, siendo presidida la Santa Misa por el Rvdo. P. D. José María Losada Lahera, párroco y director espiritual de la Hermandad.

A la finalización de la Eucaristía, fue bajada la imagen del Divino Niño al pie del altar y mientras era sostenida por el párroco y escoltada por varios miembros de la junta de gobierno con varas, fue venerada por los asistentes discurriendo ante ella.

Para la ocasión se instaló por parte del equipo de priostía un bello escenario donde brillaban las sagradas imágenes y todos los detalles que las rodeaban. Hasta un canario en su jaula hizo las delicias de los presentes con sus cantos.

La Virgen de la Soledad estrenó manto de tonalidad azul celeste (donación de Paco Mitter Chaves, Paula Moreno Chaves y María José Chaves Pérez, siendo ejecutado por Natalia Carmona Ortiz y Rosario Villadiego Gutiérrez) y un cíngulo rosa y encaje de oro (donación de Manuel Porrúa Casas) con un camafeo con imagen de la Inmaculada Concepción de Murillo. Igualmente, la imagen de san José estrenó la tela que rodeaba su cabeza y hombros. De esta forma y hasta los primeros días de enero se pudo contemplar la escena del Nacimiento en el presbiterio de la iglesia parroquial de Santiago.

Ya para terminar estos cultos de Navidad, la Hermandad celebra con gran solemnidad también la fiesta de la Epifanía del Señor, que junto a los Reyes Magos, que son colocados en el portal, van a adorar al Niño que es sostenido por la Virgen de la Soledad sedente, ante el retablo de Santiago de la iglesia.

A las 12:30 h. se celebró Función Solemne con el acompañamiento musical del Coro Litúrgico, con Solemne Misa de Comunión general, ocupando la Sagrada Cátedra el Rvdo. P. D. José María Losada Lahera. A las 12:00 h. tuvo lugar el rezo del Ángelus y a su término se procedió a la presentación a la Virgen de los niños nacidos y bautizados durante el año 2021.

Durante los días 5 y 6 de enero, con motivo de esta Solemnidad, las sagradas imágenes del Divino Niño Jesús y Nuestra Señora de la Soledad quedaron expuestas a la contemplación de los fieles en solemne veneración, siendo el día 5 de enero de 16:30 a 19:30 horas y el día 6 de 11:30 hasta la finalización de la misa parroquial de 19:00 h.

El altar dispuesto para la ocasión quedó presidido por las sagradas imágenes de la Virgen y el Niño, sedente, sobre una tribuna y bajo el dosel de la corporación con fondo rojo. Arriba, tres hermosas lámparas colgaban del techo y tres espejos, tras la Virgen y en los pilares laterales del altar, cedidos por la familia Bueno. Junto a la Virgen, dos candelabros cedidos por N. Hna. Dña. Rosa Luque Tovar. Las flores quedaron dispuestas en un friso y cuatro jarras, siendo las especies las siguientes: alhelí, nardo, rosa de pitiminí, astromelia y limonio. Completaban el altar, cuatro altos candeleros con cirios blancos y dos ángeles con flores en sus manos.

La Virgen, centro de las miradas de todos los que accedían a la iglesia desde la plaza, lucía espléndida en el altar que simulaba un hermoso salón del trono. Reposaba sus pies con zapatos blancos sobre un cojín rojo y junto a ella sobre un cojín blanco su cetro. Vestía saya bordada en oro sobre blanco y un manto con un tejido muy original de tonalidad clara. El fajín de Teniente General en la cintura y numerosas joyas de su rico joyero adornaban su pecho. Sobre sus sienes descansaba la corona de plata habitual del Domingo de Resurrección.

Con esta radiante imagen se despidió Castilleja en el día de Reyes de la que es su soberana, Nuestra Señora de la Soledad, sosteniendo en sus manos al Rey de Reyes, poniendo un hermoso colofón a este entrañable y hermoso tiempo de Navidad.

Texto: Manuel Pablo Rodríguez.

Fotos: Ángela Ramírez, Manuel Pablo Rodríguez, José Manuel Fernández-Andes.