Tamaño letra:

Los tres días anteriores al Domingo de Pasión, 19, 20 y 21 de marzo, se celebró en el Templo Parroquial de Santiago Apóstol el Solemne Triduo en honor a nuestro Titular, el Santísimo Cristo de los Remedios, cultos caracterizados por el recogimiento y la profunda devoción que despiertan anualmente. En esta ocasión ocupó la sagrada cátedra D. Francisco de Llanos Peña, arcipreste de Castilleja de la Cuesta y párroco de San Benito y Santo Domingo de Guzmán, de Castilleja de Guzmán.

El altar dispuesto para el Triduo contó con la colocación del Santísimo Cristo dentro de su urna de diario y sobre la peana del antiguo paso de gloria. Como fondo, un dosel de tela roja y negra con los arbotantes cedidos por la Hermandad de la Divina Pastora de Santa Marina, de Sevilla. El remate del mismo era el perteneciente a nuestra corporación.

Escoltando la urna con la imagen de nuestro Titular se encontraba Nuestra Señora de la Soledad a la izquierda y San Juan Evangelista a la derecha. Este último vestía túnica verde y mantolín bordado y la imagen de la Virgen, ataviada de forma muy sencilla, vestía saya lisa de terciopelo burdeos, manto de camarín negro bordado y un tocado blanco dispuesto de manera muy natural. Ceñía su cintura un cordón de oro con borlas y sostenía en sus manos un tejido blanco con la corona de espinas. En su pecho el puñal de plata y en su cabeza la bella diadema de flores de lis de principios del siglo XX.

El exorno floral estuvo compuesto por un ancho friso, varios centros y jarras con clavel de tono púrpura. La cera colocada en las esquinas del altar era roja.

Hemos de reseñar que tras la finalización del segundo día del Triduo se celebró en nuestro templo el XI Pregón Joven, ofrecido en esta ocasión por D. Juan Pablo Pozo Cantero; en el mismo intervino nuestra Banda de Cornetas y Tambores.

El domingo 22 de marzo se celebró la Función Principal a nuestro Sagrado Titular a las 10:30 horas. La misma estuvo presidida por nuestro párroco y director espiritual, D. Florentino Córcoles Calero. Tras la Función, la portentosa imagen de nuestro Cristo se expuso durante toda la jornada en devoto besapiés hasta las 19:30 horas, cuando se cerró el mismo con el rezo del ejercicio de las Cinco Llagas y un posterior concierto de marchas procesionales de nuestra Banda de Cornetas y Tambores.

El altar fue modificado sustancialmente con respecto al del Triduo, ubicándose la imagen del Cristo más bajo sobre un túmulo cubierto con tela negra y colocándose detrás la imagen de la Virgen de la Soledad, conformando esta escena una bella estampa. Se colocó bajo el dosel una cruz arbórea, siendo el exorno floral y la cera la que se usó durante el Triduo.

Como culminación a los Solemnes Cultos al Santísimo Cristo de los Remedios, el jueves 26 de marzo se celebró el piadoso y devoto Vía Crucis por las siguientes calles de la Villa: Plaza de Santiago, Daoiz, Nuestro Padre Jesús de los Remedios, Convento, Real, Diego de los Reyes, Virgen del Loreto, Real, Hernán Cortés y Plaza de Santiago. Hemos de destacar que el Vía Crucis contó con una enorme participación y un gran recogimiento propicio para la oración y la meditación. Una vez finalizado, la imagen fue trasladada a su paso procesional.

Aprovechamos la ocasión para destacar, como de costumbre, el buen hacer de nuestro coro litúrgico y los sones del órgano de su director, N. H. Víctor López López.