Tamaño letra:

La Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental de Santiago Apóstol, Santa Vera Cruz y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de los Remedios en el Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad, canónicamente establecida en la Iglesia Parroquial Matriz de Santiago Apóstol; agregada desde 2005 a la Archicofradía Universal del Apóstol Santiago (sede apostólica) y Medalla de Oro de la Villa, consagrará en homenaje, honor y gloria de su excelso, amantísimo y muy venerado Titular, el Santísimo Cristo de los Remedios, Solemne Triduo, durante los días 19, 20 y 21 de marzo, comenzando a las 19:45 horas con el siguiente orden: Rezo del Santo Rosario, Letanías a la Preciosísima Sangre de Cristo, Sagrada Eucaristía y ejercicio de las Cinco Llagas. Ocupará la sagrada cátedra el el Rvdo. P. D. Francisco de Llanos Peña, Arcipreste de Castilleja de la Cuesta y Párroco de San Benito y Santo Domingo de Guzmán, de Castilleja de Guzmán.

El Domingo de Pasión, día 22 de marzo, Solemne Función Principal al Santísimo Cristo de los Remedios a las 10:30 horas, presidida por el Rvdo. P. D. Florentino Córcoles Calero, párroco y director espiritual de la Hermandad. A su término, quedará expuesta a la veneración de los fieles durante todo el día la Sagrada Imagen en devoto y solemne Besapiés. A las 19:30 horas, rezo del ejercicio de las Cinco Llagas.

El jueves día 26, finalizada la Sagrada Eucaristía de las ocho de la tarde, se procederá a la realización por las calles de la feligresía de un devoto y solemne Vía Crucis, que –acompañado de una Capilla Musical- discurrirá por el itinerario siguiente: Plaza de Santiago, Daoiz, Nuestro Padre Jesús de los Remedios, Convento, Real, Diego de los Reyes, Virgen del Loreto, Hernán Cortés y Plaza de Santiago. Terminará el piadoso acto con el traslado del Santísimo Cristo a la urna de su paso de salida penitencial.

Se ruega a todos los hermanos que acudan a estos cultos, lo hagan con la medalla de la hermandad.

La Junta de Gobierno solicita a todos los hermanos que quieran participar en el cortejo del Vía Crucis, ya sea portando un cirio o la imagen del Santísimo Cristo, que acudan con su medalla y vestidos con traje preferentemente oscuro, como es pertinente para la ocasión.