Tamaño letra:

La popular festividad de la Candelaria vuelve a demostrar que está plenamente asentada de nuevo en la Hermandad, algo que queda patente con la numerosa asistencia de personas a los diferentes actos y cultos que se organizan en torno al dos de febrero.

El presente año, se iniciaron los mismos con la celebración de la Solmene Función en la festividad de la Presentación del Señor en el Templo el día dos de febrero a partir de las 19:30 h. en la iglesia parroquial de Santiago. La Santa Misa estuvo presidida por el párroco y director espiritual de la Hermandad, D. Alfonso José Filiberto del Castillo, quien procedió a la bendición de las candelas durante la celebración.

Por otro lado, la imagen de Nuestra Señora de la Soledad se mostraba en el camarín del retablo mayor de la iglesia con el Niño Jesús vestido con batón y un pequeño cirio blanco en sus manos, como es costumbre en esta jornada.

El momento más festivo de esta celebración llegó el sábado día cuatro de febrero, cuando, a partir de las 12:00 horas, tuvo lugar un bando-pasacalles de la Banda de Cornetas y Tambores “Santísimo Cristo de los Remedios” y a continuación, a las 13:30 horas comenzó en la Casa de Hermandad “Nuestra Señora de la Soledad” una animada convivencia bajo el título “Candelaria 2023”. Se dieron cita en la sede social de la hermandad un gran número de personas, viviéndose verdaderos momentos de confraternidad, degustando el selecto ambigú con exquisitas tapas y disfrutando con la actuación del grupo “Agustele”.

Ya por la tarde, a partir de las 19:45 h. llegó el momento de un nuevo bando musical a cargo de la Banda de Música de Dos Hermanas “Santa Ana”, culminando en la plaza de Santiago justo minutos antes de la salida del bendito Simpecado de la Virgen de la Soledad desde la iglesia santiaguista. Para ello, ya aguardaba numeroso público en la plaza y la carreta, hermosamente engalanada e iluminada para la ocasión. Fueron flores de tonalidad roja las elegidas en este caso, de las siguientes especies: rosa, lilium, astromelia, gerbera y clavel, entre verdes varios. Se estrenaban los ramos de flores que escoltaban el Simpecado en los cordones dorados de ambos lados.

La salida sucedió a las 20:30 horas con el siguiente itinerario: plaza de Santiago, Lepanto, Enmedio, Manuel García Junco, Real, Convento y plaza de Santiago, viviéndose alegres y devotos momentos en torno a la carreta que portaba el Simpecado, con cantes y bailes de los hermanos ante ella y los alegres y triunfales sones de la banda detrás. Desde un balcón de la calle Enmedio, N.H.D. Leopoldo Rodríguez Alcántara le cantó unas bonitas sevillanas a la Virgen, al igual que N.H.D. Francisco Rosales Oliver con su bonita Salve a la Virgen de la Soledad en la esquina de las calles Real y Manuel García Junco, siendo acompañada por los presentes. Ya al llegar a la esquina de las calles Real y Virgen de Loreto, la carreta fue vuelta hacia el cementerio, rezándose una oración por los difuntos.

Una vez de regreso a la plaza, la carreta discurrió por el centro de la misma hasta llegar de nuevo a la puerta de la iglesia, donde fue bajado el Simpecado y sostenido a mano, mientras la banda interpretaba la música y se cantó el Himno de la Virgen para hacer su entrada en el templo a las 22:30 h. De esta forma, bajo la interpretación del Himno Nacional y vivas a la Virgen se puso el broche de oro a esta jornada, entonándose ya dentro de la iglesia, ante la imagen de la Santísima Virgen, la Salve como despedida de la misma.

Texto: Manuel Pablo Rodríguez.

Fotos: Manuel Pablo Rodríguez, José Rodríguez Polvillo, Jesús Bueno Ruiz y Rafael Tovar Villadiego.